Proyecto GYMKANA

proyecto-gymkana

El curso 2014/2015 las escuelas públicas Luis Ezeiza HLHI (Eskoriatza, Gipuzkoa) y Elgoibarko Herri Eskola (Elgoibar, Gipuzkoa) llevaron a cabo con el alumnado del tercer ciclo de Educación Primaria un proyecto colaborativo con el nombre de Gymkana. Para realizar este trabajo utilizaron los medios tecnológicos disponibles en la escuela (netbooks del proyecto Eskola 2.0) y smartphones que el alumnado traía de casa.

Para conocer mejor este proyecto nos hemos reunido con las tres personas que han hecho posible este proyecto digital: Edurne Narzabal (tutora de tercer ciclo de primaria, Luis Ezeiza), Asier Garate (tutor de tercer ciclo de primaria, Elgoibarko Herri Eskola) y Koldo Etxebarria (asesor TIC del Berritzegune de Eibar, centro de apoyo a la formación e innovación educativa).

Los organizadores del proyecto Gymkana: Edurne, Asier y Koldo
Los organizadores del proyecto: Edurne, Asier y Koldo

La entrevista

En vez de empezar por el principio, comencemos por el final. ¿Cuál ha sido el producto final de vuestro proyecto?

A.G. El producto final del proyecto ha sido el diseño y realización de una gymkana. Por un lado, el alumnado tenía que preparar un recorrido por los lugares más significativos de su pueblo, colocando pistas a través de códigos QR que llevaran a la información recogida en el blog de la gymkana. Por otro, el alumnado debía participar, en pequeños grupos, en la gymkana preparada por la otra escuela.

¿Cómo se os ocurrió la idea de realizar un proyecto utilizando las TIC? ¿De dónde vino la idea de este proyecto en concreto?

K.E. Hace unos años establecimos contacto con un profesor de secundaria de Manresa, Ramon Barlam i Aspachs, de la red Lacenet, que de vez en cuando nos mandaba información sobre cosas que se hacían allí. Una de las veces nos mandaron información sobre la Barcelonada, proyecto incluido en la red Lacenet, en el que el alumnado de segundo ciclo de Secundaria y Bachillerato es capaz de localizar diversos puntos de la ciudad de Barcelona, combinando los medios clásicos con el uso de las últimas tecnologías (Internet mobile, geolocalización, redes sociales, códigos QR,…).

Desde el Berritzegune se propuso el proyecto primero a los centros de Secundaria, pero no pareció interesarle a nadie. En cambio, Edurne y Asier sí sintieron interés y recogieron el guante. Le dimos unas vueltas para adaptarlo a Primaria y, poco a poco, fue engranándose el trabajo.

¿Cómo respondió el alumnado cuando les propusisteis el reto?

E.N. El trabajar con ordenadores es algo que a nuestro alumnado ya no le llama la atención porque está integrado en nuestro día a día. Pero el crear una gymkana lo asociaban con buscar un tesoro, realizar pruebas, correr de un lado para otro… y eso sí les gustaba. Desde el principio les gustó la idea. Si a esto se le suma que íbamos a utilizar smartphones y que iban a traerlos a clase para trabajar con ellos… aquello fue la locura. Estaban muy animados/as para trabajar.

A.G. Al final, se trata de venderles un caramelo. Decirles que van a utilizar los ordenadores en clase es contarles algo que hacen todos los días. Pero decirles que iban a utilizar el teléfono móvil e Instagram en clase, cosas que ellos/as ya utilizan en su vida diaria fuera de la escuela, pero esta vez dentro y sin que nadie les dijera no puedes hacer eso, les resultó realmente atractivo.

¿No pusieron impedimentos las familias para que los/as estudiantes llevaran los smartphones a la escuela?

A.G. Cuando se les comentó a las familias para que los queríamos estuvieron de acuerdo. Algunas decían a sus hijos/as que ya sabían que no los podían utilizar entre semana, pero cuando supieron que era para trabajar les pareció bien.

E.N. Es más. Las familias se animaron también a participar en el proyecto. Nos preguntaban: “y para nosotros/as no vais a preparar? De hecho, un grupo de madres que tenía disponibilidad horaria vino a Elgoibar, se animaron a llevar algunos grupos,…

A.G. En cambio en mi grupo el alumnado no quería que participaran sus familias. Tenían la impresión de que iban a controlarles. No les importaba que las familias de otro pueblo vinieran a hacer la gymkana que habíamos preparado, pero no querían que sus padres/madres vinieran de excursión con nosotros.

Una vez que empezó el trabajo seguro que surgió algún problema, ¿cómo lo solucionasteis? Si fue junto con el alumnado, ¿cómo se sintieron los niños/as al ver que eran capaces de solucionar problemas reales?

A.G. Edurne y yo preveíamos algunos de los problemas que podían surgir y probábamos a solucionarlos antes de llevar la tarea a clase. Otros problemas surgieron durante el trabajo en clase y el alumnado fue buscando las soluciones. En Eskoriatza hay un aula de ASPACE (Asociación de Parálisis Cerebral) y en Elgoibar una de GAUTENA (Asociación Guipuzcoana de Autismo). Cuando empezamos a preparar la gymkana el alumnado se dio cuenta de que un compañero no podía leer las pistas. Nos pusimos en contacto con Eskoriatza para decirles que tenían que grabar las pistas, porque un compañero de Elgoibar no las podía leer. Entonces ellos nos dijeron que tenían varios alumnos/as que iban en silla de ruedas. Los niños/as de Elgoibar enseguida pensaron que había que verificar que el recorrido era adaptado y así lo hicieron. En general, el alumnado ha sido el que ha visto los problemas y les ha buscado una solución.

E.N. En nuestro caso, además, propusimos que cada grupo de alumnos/as realizara el recorrido en un orden distinto. Esto conllevaba que las pistas no podían estar unidas entre sí siguiendo un orden. Fue el alumnado el que lo descubrió y le buscó la solución.

A.G. Otro problema que podía haberse dado era el uso de Instagram. Yo no lo controlaba. Pero pregunté en clase cuántos lo tenían y hubo varias personas que levantaron la mano. Fueron ellas las que se encargaron de explicar al resto como utilizarlo.

E.N. Esto nos pasó en Eskoriatza con el uso de códigos QR. Leímos en clase distintos códigos QR, pero luego teníamos que preparar los nuestros. Al día siguiente un par de estudiantes los trajeron preparados de casa. Aquí se ve el nivel de motivación que tenían hacia el proyecto.

¿Creéis que el trabajo que habéis realizado ha animado a algún compañero/a a utilizar las TIC en sus clases? ¿Les ha ayudado, al menos, a verlas de otra forma?

A.G. Tengo dudas de que se animaran a realizar este mismo proyecto, pero sí que ha cambiado la percepción hacia las TIC. Creo que todavía a parte del profesorado le dan miedo los smartphones en el aula. Les produce respecto el pensar que no van a poder controlar todo. Pero cuando les hablas de hacer un blog o utilizar las TIC para otras cosas, no se muestran tan reacios como antes. De todas formas, siguen teniendo miedo a llevar a cabo un proyecto grande.

E.N. Cuando ves el producto final de proyecto les parece una cosa muy grande, pero la verdad es que en el trabajo del día a día no es tan difícil llevarlo adelante.

Al hacer la evaluación final, ¿cuáles han sido los comentarios de los estudiantes? ¿Qué valoración hacéis vosotros de este trabajo?

A.G. Cuando preguntas al alumnado de un curso para otro que hicimos/aprendimos el curso pasado, muchas veces no saben qué contestarte. Cuando este año pregunto sobre la gymkana recuerdan perfectamente lo que hicimos, paso por paso. Eso me produce una gran satisfacción. Para mi la educación es eso. Han aprendido lo trabajado y lo han interiorizado, sin que les hayamos presionado para que lo hicieran.

E.N. Yo no he tenido la oportunidad de ver eso porque mi alumnado pasó al instituto. Pero el año pasado probamos la gymkana con los/as estudiantes de quinto y este año preguntan cuándo van a preparar la gymkana. Lo cual quiere decir que guardan un buen recuerdo de ella.

Para acabar, ¿volverías a tomar parte en un proyecto parecido? ¿Animaríais a otros docentes a empezar a utilizar las TIC en el aula?

A.G./E.N. Sí. De hecho tenemos intención de repetir el año que viene, mejorándolo un poco, porque todo se puede mejorar. Si vienen nuevas ideas del Berritzegune también estamos dispuestos a probarlas.

¿El Berritzegune cómo ha vivido que se hayan animado a llevar a cabo una de sus propuestas de innovación?

K.E. Creo que tenemos un problema que, en parte, tiene su justificación pero nos resulta un reto. Los seminarios estandarizados que ofrecemos están dirigidos a la gente que se dedica a las TIC. Sucede muchas veces que estas personas no están luego dando clases en cursos donde se pueden llevar a cabo este tipo de proyectos. Hablan con sus compañeros/as que si están en los cursos adecuados pero el mensaje no termina de calar. Lo ven como una carga de trabajo añadida. Pero, en realidad, no lo es. Cuando empiezas a trabajar con las TIC enseguida te das cuenta de que haces cosas que haces habitualmente utilizando otro tipo de herramientas. Creo que el mayor problema está en llegar a las personas adecuadas. Llegar hasta esta esos profesores/as que están motivados para trabajar de esta manera y llegar a tiempo para ayudarle a dar el salto y facilitarle el cambio.

Imagen de cabecera: composición inspirada en el vídeo Gymkana en Youtube de la escuela Luis Ezeiza
Comparte este contenido ... Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn