Un centro que se prepara para el futuro

Aula del Colegio San Roque

Son las 9 de la mañana y las puertas se abren. Una niña, Almudena, entra en el que es su colegio, ese sitio donde pasa muchas horas de su infancia. Lo primero que encuentra es un recibidor amplio, reformado recientemente, diseñado con colores neutros y cristales que permiten que haya toda la luz y claridad posible. Gira a la izquierda para comenzar a subir las escaleras, que siguen siendo antiguas, porque la reforma todavía no ha llegado a ellas, al haberse centrado en lugares más pedagógicos.

Al llegar a su piso, el segundo, el ambiente vuelve a ser más moderno y actual. Ella no se da cuenta, porque lo tiene totalmente asumido como algo de su rutina diaria, pero acaba de entrar en un espacio de aprendizaje diferente, a una escuela del Siglo XXI.

En esta zona del pasillo hay cuatro aulas, separadas entre sí por amplias cristaleras. Los niños trabajan dentro de cada aula y, totalmente acostumbrados a que pase gente por el pasillo o a que en las otras aulas se estén haciendo otras cosas, apenas se percatan de la presencia de Almudena.

Pasillo de quinto y sexto de primaria
Pasillo de quinto y sexto de primaria

Tranquilamente, ella llega a su sitio en la clase de quinto A. Pronto llegan sus compañeros de grupo pues están sentados agrupados de cuatro en cuatro. El trabajar siempre en grupo no supone ningún problema porque es así desde que Almudena empezó el colegio con tres años. Todos sacan su dispositivo electrónico y lo colocan encima de la mesa. Todos los alumnos desde quinto hasta segundo de bachillerato disponen de su propio dispositivo electrónico, financiado por las familias. Para que los alumnos de los cursos inferiores aprendan a usarlos, el centro dispone de varias unidades.

Hoy toca empezar la mañana con una clase de matemáticas. Almudena abre la aplicación Showbie, donde tiene un apartado para cada una de las asignaturas que estudia. Los alumnos no necesitan tener una cuenta de correo electrónico para crearse un usuario en esta aplicación. En el apartado correspondiente, el profesor ha colgado diferentes documentos. Ella sabe que tiene que abrir el Plan de Trabajo del tema, documento que ha subido el maestro. Este plan de trabajo le muestra cuáles son los objetivos, los contenidos, los criterios de evaluación, las actividades que debe realizar, los materiales de apoyo, las actividades de refuerzo y las de ampliación del tema que están dando. Se mueve rápidamente para buscar dónde exactamente está: le toca hacer unos ejercicios del libro digital, pero como no le ha quedado claro el concepto de máximo común múltiplo y cómo extraerlo, se dirige rápidamente al apartado donde sabe que encontrará vídeos que se lo pueden explicar. Tras ver el vídeo, se pone a trabajar tranquilamente.

Grupo de alumnos trabajando matemáticas
Grupo de alumnos trabajando matemáticas

El maestro puede controlar los dispositivos digitales fácilmente con la aplicación de Zuludesk (o similar), para permitir que únicamente utilicen una aplicación en un momento dado, y con Aula, para ver qué está haciendo cada alumno con su tableta en todo momento. Sin embargo, la apuesta del centro es educar a los alumnos a hacer lo que deben hacer, aunque tengan la posibilidad de hacer otras cosas. Por eso, estas aplicaciones se usan en momentos puntuales.

Su segunda clase es plástica. El tema de estas semanas trabaja las técnicas cinematográficas. En su Plan de Trabajo, los alumnos han investigado, a partir de los enlaces facilitados y las actividades propuestas por la maestra, cómo surgió el cine y qué técnicas se utilizaban. La actividad final que van a tener que hacer es un video con la técnica de stopmotion. Pero para ello, han tenido que diseñar todos los pasos del proceso de creación. La semana pasada, a mitad del proyecto, la profesora les pidió que rellenaran una rúbrica de autoevaluación. La profesora, el viernes, habló con ella de su rúbrica, porque no estaba de acuerdo con algunas valoraciones que Almudena había hecho de ella misma y de su trabajo. A partir de esta reflexión, Almudena es ahora más consciente de aquello que no hacía bien y de lo que se espera de ella, y lo está aplicando esta semana. Su profesora le ha hecho un comentario de lo bien que lo está haciendo ahora y ella está muy alegre.

Hoy han decidido que van a hacer el vídeo de stopmotion en la terraza del colegio, así que han cogido su dispositivo y se han dirigido allí. Saben perfectamente cómo deben comportarse en estos espacios comunes. Otros compañeros han elegido trabajar en la zona del sofá de la esquina del pasillo y otros prefieren quedarse en el aula, ahora que se ha quedado más vacía y tienen más espacio. Su profesora se acerca de vez en cuando a ver cómo van trabajando.

Rincón de trabajo personal en el pasillo de quinto y sexto de primaria
Rincón de trabajo personal en el pasillo de quinto y sexto de primaria

Después de la hora del patio, toca sesión de Ciencias Sociales. Para esta sesión, los profesores han decidido que los dos grupos de quinto trabajarán juntos, por lo que han abierto los paneles que separaban las dos clases y ahora todos trabajan juntos con el apoyo de estos dos profesores.

Esta es la mañana de Almudena. Yo, que soy maestra en otro centro, termino la mañana maravillada con la experiencia. El colegio que describo es el Colegio San Roque, de Valencia, un centro que empezó a reformar sus aulas hace 10 años y a usar dispositivos electrónicos tipo tableta hace 5 años.

Hablando con la directora de Infantil y Primaria y con los profesores de quinto y sexto, nos comentan que el cambio más importante que ha dado el centro es el cambio metodológico de pasar a trabajar por Planes de Trabajo digitales centrados en las competencias clave. Para hacer este cambio, comentan que es imprescindible que las modificaciones a nivel espacial vayan acompañadas de una buena formación del profesorado, para conseguir que se saque todo el potencial posible a las innovaciones propuestas.

Sin duda estamos ante un ejemplo de aula que forma para el futuro.

Fuente de las imágenes: las fotografías utilizadas en el artículo y la cabecera han sido realizadas por la embajadora.
Comparte este contenido ... Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin